escort fetish

Fetiche, explosión de sexualidad en 2019

El fetichismo sexual es una práctica que provoca placer y excitación sexual gracias a una parte del cuerpo, un objeto o incluso una sustancia corporal. Es una práctica que amplifica y eleva el erotismo de un encuentro sexual hasta el límite mejorando esta experiencia y consiguiendo que alcancemos el clímax sexual.

El “fetiche sexual” nos hará disfrutar de una sexualidad más plena ya que nos permitirá expresar y obtener el máximo placer de nuestras fantasías eróticas más íntimas. Hasta hace poco el “fetichismo” era uno de los tabús sexuales de nuestra sociedad, pero hoy en día está aceptado que su práctica no solo no es dañina, sino que es muy aconsejable para nuestra felicidad sexual.

escort fetish

Hay muchas clases de distintos fetiches, tanto masculinos como femeninos, y aquí os presentamos una lista de los que son más comunes:

  • Fetichismo de pies. La excitación sexual debido a la atracción por los pies es uno de los fetiches más universales. Mirarlos, acariciarlos, chuparlos…muchas opciones excitantes y muy eróticas.
  • Cuero. Este es otro de los fetiches más comunes y también uno de los más practicados, existiendo multitud de negocios relacionados con este mundo e incluso convenciones a nivel mundial. El cuero negro ceñido es un símbolo sexual que se ha convertido en una representación de erotismo universal y las máscaras, látigos y correas de cuero son los complementos sexuales más utilizados. Una variación de este fetiche sería el sustituir el cuero por otros materiales como el “látex”
  • La sumisión y dominación, BSDM. En esta práctica sexual existe un consenso en el que los participantes escogen un papel para conseguir entre ellos la máxima excitación y placer: un rol de dominante que tiene un estatus superior y el poder de decisión sobre la práctica y la intensidad de esa práctica y un rol de sumiso que tiene que aceptar lo que el rol dominante le imponga. Esta práctica suele implicar el alcanzar el placer máximo mediante el uso del castigo por parte de la persona dominante sobre la sumisa, por lo que se suele utilizar pequeñas dosis de dolor físico como potenciadores de la excitación y el placer sexual.
  • Juegos de rol y disfraces. No solo es uno de los fetiches más comunes, sino que se usa en muchas relaciones para romper la rutina de la práctica sexual. Sencillamente consiste en fantasear eróticamente asumiendo otras personalidades que tengan una gran carga erótica y sexual para los participantes. Lo más común hasta ahora era el uso de disfraces como el de enfermera, policía, profesora o bombero, pero hoy en día la tendencia también se expande al mundo de los comics, la televisión y el cine o los videojuegos.
  • Cabello. La excitación mediante largas melenas, el color del cabello, su tacto, su olor o incluso un peinado concreto. También este fetiche incluye el erotismo y la fascinación por las barbas, bigotes, pechos peludos o el vello genital.
  • Zapatos. Este es uno de los objetos fetiche más conocido. Generalmente esta práctica consiste en realizar la práctica sexual mientras una mujer lleva puestos zapatos de tacón alto de aguja cuya sola visión resulta muy excitante y muy cargada de erotismo y sexualidad.
  • Lencería. La lencería suele resalta el erotismo y sensualidad de la mujer haciéndolas más excitantes y deseables por su pareja. El practicar sexo con la mujer vestida con lencería es sin duda uno de los fetiches más placenteros para el hombre, que está en todo momento disfrutando de un gran estímulo visual y táctil.
  • Voyerismo. Consiste en excitarse y conseguir placer sexual mientras se observa a otras personas, generalmente a la pareja, mientras tienen relaciones sexuales. También otra variación o incluso un añadido a la anterior consiste también en que la persona que es observada también consigue más excitación y placer en la práctica sexual precisamente por ser observada.
  • Piercings. Este fetiche es una tendencia moderna que hasta hace poco estaba muy poco extendida pero que gana cada vez más adeptos. Los piercings son piezas metálicas de cualquier color, forma y tipo que además adornan partes del cuerpo que también provocan excitación sexual. El estímulo de estas joyas adornando partes eróticas como los pezones, los genitales o la lengua es muy excitante y además añade un plus muy grande que es el placer erótico de la sensación de frio que provoca el elemento metálico al tener contacto con la piel.

Estos son los principales fetiches más comunes, aunque existen muchos más. Desde Sensuality Models os queremos invitar a que los practiquéis junto a nuestras escorts de lujo exclusivas, unas diosas del placer y el sexo. No solo os harán vivir vuestras mayores fantasías sexuales, sino que también os abrirán la puerta a las suyas propias. Disfruta de la vida y el sexo junto a las modelos de Sensuality Models, será la experiencia erótica de vuestras vidas.

Social tagging: >
cleopatra

Todo lo que debes saber sobre la erótica del poder

 

¿Nunca has sentido atracción por un superior, por alguien con una posición por encima de la tuya? Lo más probable es que sí y la explicación te la da la erótica del poder, el deseo por el macho o la hembra alfa. Una persona en la que, probablemente, no te fijarías, si estuviese en otra posición diferente; pero que, por su posición destacada, despierta tu apetito e instinto sexual. Quieres que sea tuya y los ejemplos públicos que tenemos no son pocos.

La erótica del poder en las altas esferas

Si nos fijamos en la propia definición de “erótica” en el Diccionario de la RAE, vemos que nos habla de atracción muy intensa por el poder, el dinero, la fama, etc. Una atracción similar a la sexual. Y es un sentimiento doble. Lo habitual es que seas una mujer joven atraída por un hombre más mayor que posee dinero, poder o una excelente situación social o un hombre que ves en estas mujeres el perfil que otras no pueden conseguir.

Es lo que todos conocemos como mujer trofeo, aunque también podemos encontrarnos con la situación inversa. A lo largo de la Historia, se ha dado un sinfín de ejemplos de la erótica del poder en todas las instancias y civilizaciones. Por ejemplo, Cleopatra conquistó a Julio César y Marco Antonio; y, si no lo consiguió con Octavio Augusto, fue por su frialdad.

Entre los ejemplos actuales de la erótica del poder, vemos los siguientes: Felipe VI, que, siendo príncipe, se casó con una plebeya; políticos como los franceses Sarkozy y Hollande, que dejaron a sus mujeres por artistas más jóvenes o Macron, casado con su profesora; Al Pacino, Rod Stewart y Harrison Ford también tienen mujeres más jóvenes; y Donald Trump, Flavio Briattore y Hugh Hefner, el fallecido dueño de Playboy, que era 33 años mayor que su mujer.

Social tagging: > >
Call Now Button